Historia del consumo en España

RESUMEN INTRODUCTORIO DEL TRABAJO



El trabajo se compone de un texto en el que se establecen las diferentes etapas del consumo en España, unas palabras clave, extraídas como parte importante del texto, unas conclusiones, una opinión personal y una bibliografía.
En el texto hablamos de la historia del consumo en España, explicando primeramente ciertas características generales que dan nombre al consumo y posteriormente las diferentes etapas que se han producido como evolución del consumo en nuestro país.
Como fases fundamentales establecemos el crack del 29 y la guerra civil española, en las que analizamos las diferentes peculiaridades que han compuesto cada una de estas dos etapas refriéndonos a términos de consumo. Y desarrollando la evolución del consumo que se produjo desde la guerra civil hasta el cambio que se produjo en los años sesenta y que es el modelo de consumo que continuamos llevando, estableciendo con ello los problemas que produjo la dictadura, para el desarrollo del consumo.
Con la realización del texto hemos establecido unas palabras clave que son fundamentales para el desarrollo de la lectura que son: Fordismo, Industrialismo y Sociedad de consumo. Seguidamente hemos establecido unas conclusiones, en las que expresamos los puntos más significantes y que han dado relevancia característica a nuestro trabajo.
Por ultimo establecemos una opinión personal en la que destacamos la importancia que e interés que nos ha producido el estudio de este trabajo.


PALABRAS CLAVE



FORDISMO:
Término acuñado en el siglo XX gracias a la iniciación del proceso de fabricación en cadena ideado por Henry Ford con el modelo de vehículo Ford-T, cuya estrategia de producción era la estandarización (adecuación a un modelo), con lo que la diversidad del producto se reduce al mínimo, ya que es una producción en cadena, por lo que se consigue abaratar los costes del producto.
Este sistema de producción se hizo frecuente desde el inicio de la Primera Guerra Mundial, hasta finales de la década de los 70 en el que se comenzó a utilizar otro sistema de producción.
Los dos pilares fundamentales del fordismo eran la estandarización del producto, y la popularización del consumo.
Con la estandarización lo que hacemos es unificar, el producto, es decir un producto igual, en vez de varios diferentes, con lo que conseguimos uno producción bastante más efectiva.
Con la popularización del producto lo que conseguimos es que ese producto se dé a conocer, con el fin de que se popularice, es decir que se haga conocido por muchos, para conseguir la venta del mayor número de productos y así poder multiplicar beneficios.
SOCIEDAD DE CONSUMO:
Es propia del sistema capitalista y es el tipo de sociedad que estimula la compra y adquisición de forma desmedida de productos. Este tipo de sociedad surge a partir de la década de los 20 del siglo XX, a causa de la aparición del Taylorismo y del Fordismo, que se traduce como producción en masa.
Esto se produce debido a que cada vez las nuevas tecnologías permiten producir bienes de forma barata, y en mayor cantidad. Para que este tipo de productos sea rentable es necesario vender todo aquello que se produce, con lo que se necesita llegar al mayor número de personas para que el negocio sea eficaz, y la mejor manera de hacerlo es induciendo a la sociedad al consumo, por medios antes mencionados como la publicidad.
Hemos de decir por otro lado como se expresa en eumed.net que esta sociedad no se caracteriza solamente por el gasto individual, sino por el gasto de terceros hacia el beneficio de personas particulares, aunque esto último no se ha logrado conseguir, ya que la desigualdad entre ricos y pobres sigue siendo prácticamente la misma.
Hemos de destacar también la diferencia entre consumo y derroche, y es que lo que define a la sociedad de consumo es el derroche, ya que consume o gasta más de lo que realmente necesita, con lo que se sustituye la necesidad por el deseo.
INDUSTRIALISMO:
Cuando hablamos de industrialismo nos referimos a una tendencia, cuya característica fundamental es que se da prioridad a los intereses industriales.
Podemos establecer una diferencia en concepto de industrialismo e industrialización ya que según diccionarios-online.com, el industrialismo es una tendencia en la que prevalece el interés industrial, mientras que la industrialización es el paso hacia industrializar o mecanizar un proceso para que el negocio sea eficaz, y la mejor manera de hacerlo es induciendo a la sociedad al consumo, por medios antes mencionados como la publicidad.

HISTORIA DEL CONSUMO EN ESPAÑA



Una parte importante de la historia y que da sentido a la misma es la vida cotidiana. A lo largo de los siglos, las costumbres y los bienes consumidos por la sociedad han ido modificándose. Pero para crearse la sociedad de consumo se necesita otra variable: la economía. Se trata de la transformación de ésta en un excedente de producción y distribución. El incremento de mercancías y objetos materiales para ser consumidos provoca que haya un cambio social y cultural, al mismo tiempo que crea un nuevo modelo de consumo.
Se puede decir que la sociedad de consumo se caracteriza por la producción para el deseo y se deriva del individualismo que comienza a florecer en la población, la búsqueda de la independencia y alcanzar las metas que uno se propone. Se puede pensar que la sociedad del consumo es alineada e integrada pero lo que se busca es la identificación del individuo produciéndose un valor simbólico entre el objeto y la persona. La sociedad del consumo termina con las compras por necesidad para buscar experiencias de satisfacción. La sociedad de consumo representa la abundancia aunque siempre de un modo insatisfactorio. Esto se debe a la continua aparición de nuevas necesidades que son creadas por la propia sociedad. España atraviesa dos grandes momentos históricos que influyen en su desarrollo consumista. El primero de ellos fue el crack del 29 y el siguiente fue la guerra civil. Ambos sucesos paralizaron el país y produjeron que hubiera un atraso consumista.
Durante los primeros años del siglo XX, se establece en un consumo prefordista, es decir, no ha llegado la gran expansión y producción de productos. Por lo tanto, lo que se consumía era cosas elitistas y exclusivas. La publicidad que aparecía en aquellos años tenía como objetivo asociar el consumo con la distinción y la elegancia. Al mismo tiempo también había objetos que ya presentaban las características del consumo fordista con la llegada de los electrodomésticos y los automóviles. Las clases más altas eran las que podían permitirse determinados objetos restringidos que el resto de la sociedad no podía conseguir.
El modelo de consumo y la publicidad de los sesenta se muestran como una ruptura con el pasado y un cambio social radical con un fuerte industrialismo, migración y apertura hacia las relaciones internacionales.
Como hemos dicho otro momento histórico que determinó el consumo en España fue la guerra civil cuyo resultado desembocó en el régimen franquista. Este sistema político estableció una serie de condiciones culturales y sociales que prepararon el suelo para la germinación del consumo de masas. Desde el punto de vista social, las clases aburguesadas y demás defensores del franquismo hizo que sus costumbres quedaran por encima del resto, es decir, ese estilo de vida fue bien visto. Económicamente se produjo un cierre total y España no empezó a dejar paso al turismo e intercambio económico hasta los sesenta con la llegada del ‘’Plan de Estabilización’’. El fin del hermetismo hizo que comenzase la entrada del capitalismo y la eclosión del consumo y la clase media.
Los valores sociales predominantes durante la etapa ‘’cerrada’’ del franquismo fue el honor, la tradición, la religiosidad, la apariencia, etc. El consumo fue la respuesta a este tipo de valores que hicieron que la población española estuviera frustrada.
Esta serie de cambios hizo que se crease dos clases de consumidores los que mantenían la imagen tradicional y los que se decantaban por las tendencias modernas. El primer grupo apostaba por la publicidad de principio de siglo en lo que importaba era la elegancia, la imagen conservadora y ligados a los valores del régimen. El fuerte asentamiento de las clases medias se vio apoyado por la llegada de la inmigración y un industrialismo atrasado. Un dato clave fue la etapa anterior a los sesenta en los que las familias vivían de la necesidad, la subsistencia y el ahorro. Esa carencia de caprichos hizo que la entrada del capitalismo sacara los deseos y el vacío de la etapa anterior. El consumo de los sesenta era adquirir la mayor cantidad de productos.
La entrada del franquismo en España supuso una política del recato y reforzamiento de los valores tradicionales. Este movimiento se dio gracias a la gran influencia de la Iglesia que llegaba una política de nacional catolicismo. Al mismo tiempo se intenta realzar la identidad española dándole un gran valor a los productos nacionales. Se publicitaba las marcas nacionales pretendía mostrar una imagen eficaz y productiva de las empresas asociadas al franquismo.
Los tiempos de preguerra fueron años de desarrollo que el franquismo eliminó. Se consolidó como un retroceso ya que los hábitos culturales, las condiciones de vida o comportamientos de consumo se encontraban muy atrasados con el consumo que ya se mostrada en EE.UU. o en el resto de Europa.
La dictadura durante sus primeros años de trayectoria ocasionó una considerable bajada de los salarios reprimiendo a los ciudadanos de un bienestar social. La economía familiar se tradujo en un sistema de subsistencia en el que el sueldo iba dedicado prácticamente a la alimentación. Las condiciones que había en la república eran mejores ya que tras su caída hubo un déficit alimentario y la población lo que menos podía hacer era consumir o disponer de un buen servicio sanitario. Al llegar la expansión consumista de los sesenta la hambruna se manifestó en la forma de consumir de los españoles, los cuales se obsesionaron con un consumo de grandes cantidades. Del mismo modo la publicidad manifestó este hecho histórico mostrando anuncios sobre la buena alimentación, productos que sacien el hambre o que sean de buena calidad.
La dictadura significó una represión a la hora de consumir, un deseo que se contenía la sociedad y que con el plan de Estabilidad se liberaría. Luis Enrique Alonso lo determina como un ‘’subconsumo autoritario’’. El régimen estableció un racionamiento de los productos y alimentos, lo que hizo que se crease el llamado ‘’estraperlo’’, el cual lo podemos considerar un mercado negro donde la gente acudía para obtener productos esenciales (pienso, café, tocino, etc.) que el racionamiento no incluía.
Durante los años cuarenta no hay realmente un desarrollo, la población es prácticamente igual a la de los años treinta. Mientras que el sector servicio e industrial apenas crecen, el mundo agrícola desciende lentamente, haciendo permanecer una sociedad rural. Sin embargo había un gran desnivel entre los ingresos y las necesidades de consumo. Hecho que produce que haya un mercado negro y la malnutrición se expanda por todo el país. A partir de la mitad de la década de los cuarenta, comienza un florecimiento económico que se iguala al del nivel de la Segunda República. Sin embargo hay que resaltar que la clase obrera seguía luchando por las malas condiciones de vida que tenían mientras que las clases altas, aristócratas y nuevos ricos eran los que estaban beneficiándose de esta mejora económica. La gente humilde siguió viviendo una economía de subsistencia mientras que las clases más afortunadas desarrollaban un consumismo ostentoso. Esa situación se podía reflejar en la publicidad, donde podíamos encontrar anuncios con referencias a la dura etapa de la vida cotidiana de las familias españolas (Siempre quieres tener alegre el alma y la cara. El coñac que debes beber, de Palomino y Vegara) junto a publicidad que se dirigía a la clase alta y con gran capacidad de adquisición (Freixenet, ‘’un champán noble’’).
La llegada de los sesenta fue el momento de transición. A diferencia de los 40 y los 50, la siguiente década supone una liberación y un cambio para las clases trabajadoras. La apertura del país introdujo turismo, comercio, entrada de inversiones extranjeras, etc. Se consigue en esta época el desarrollo del consumo privado y el sector industrial. España vivió un atraso en cuanto a infraestructuras y servicios por lo que tuvo que remodelar muchos aspectos como la vivienda o la política empresarial.
Del mismo modo hubo un gran cambio en los españoles a la hora de comprar. El consumidor español busca saciar su sed comercial, se gastaba sin ningún tipo de tapujo y a una velocidad descontrolada. La sociedad española se transforma dejando a un lado su estilo ahorrador para ser un país donde la mayor ‘’inversión’’ va para el consumo privado.
El endeudamiento es un fenómeno que se propaga a pasos agigantados en nuestro país. La renta de los españoles aumenta y, con ella, su consumo. El problema radicaba en la mayor parte de lo que se ganaba, se gastaba, disparando así el retraso de las letras de la hipoteca. El consumo de los sesenta supone una transición entre el antiguo modelo de consumo y el nuevo, haciendo una distinción del consumidor por el modo en que consume. Esta etapa sirvió de despegue y consolido el modelo de consumo de masas.
Gran parte de lo que se consumía eran bienes caprichosos que se habían guardado con recelo y ansia durante toda la hambruna de los años cuarenta y los cincuenta. Sin embargo, esta época de escasez se reflejó en el consumo alimentario de los españoles. Una de las cosas que más creció fue la alimentación. España comparado con otros países europeos estaba alejada de los parámetros modernos de consumo. Su gran preocupación era disponer de comida y, sobre todo, que no faltase. Alguno de los objetos que más se compraban eran los que más necesitan las amas de casa, los que eran necesarios para equipar el hogar. La lavadora, frigorífico, televisor son alguno de los elementos que más se compran. Con el paso del tiempo surgen otros productos que son necesarios para la vida cotidiana moderna, como la radio, la máquina de coser, la plancha eléctrica, el teléfono, la olla a presión, etc.
Durante los años sesenta se perciben dos etapas: la primera se posiciona como un momento en el que el consumidor se distingue por el tipo de productos que puede llegar a adquirir, mientras que la segunda se decanta por la introducción de las marcas y el sueño americano. La publicidad de principios de los sesenta se define por una serie de valores que ensalzan los productos artificiales e industriales. Se trataba de crear una necesidad de ciertos electrodomésticos en la casa (como la lavadora o televisor) con el fin de mostrar una pareja moderna, innovadora, cuya vida cotidiana se movía por la eficacia, la rapidez y lo práctico. La tecnología era un elemento que se estaba acomodando en los hogares españoles y cuya existencia empezaba a ser indispensable. Es decir además del consumo compulsivo que se establece en España, se hace una comparación con la sociedad americana cuyo último fin es igualarla y llegar a ser un auténtico americano, moderno y equipado con todo tipo de productos
Podemos decir que el insignificante hecho de consumir se convierte en algo muy importante. En España el modo de consumo cambió totalmente la perspectiva y la mentalidad de la población. El consumo sirvió como inicio de la identificación de la clase media, el desarrollo del urbanismo, el industrialismo y el aprecio hacia la tecnología y las marcas. Se trató de una lucha entre el antiguo modelo de consumo y el nuevo, los objetos comprados pasaron a tener un valor muy profundo. La forma de consumo en nuestro país es simplemente un reflejo de nuestra historia.

CONCLUSIONES



A través del trabajo de información realizado sobre el consumo en España podemos destacar como principales conclusiones que:
  1. Hasta los años sesenta prevaleció la necesidad frente al deseo. Hasta entonces solo la clase alta se podía permitir lujos y la clase baja llevaba el estilo de consumo de subsistencia (alimentación y vivienda)
  2. La sociedad de consumo se centra mayormente en el deseo y no en la necesidad.
  3. El consumo en España llegó mas tarde en comparación de países europeos a consecuencia del hermetismo causado por la dictadura franquista.
  4. La sociedad española gastaba más de lo que ingresaba. Una de las consecuencias por las que el periodo de crisis que esta pasando actualmente España no se supere de forma eficiente.
  5. La publicidad en la década de los sesenta, setenta, y buena parte de los ochenta era fundamentalmente dirigida hacia la mujer, pero en un sentido negativo, ya que se dedicaba a temas relacionados con la limpieza del hogar o productos para “satisfacer” al hombre.
  6. La cultura americana es el gran pilar y punto de referencia en los sesenta para el desarrollo de consumo de masas en nuestro país.


OPINIÓN PERSONAL



Como opinión personal hemos de decir que nos ha parecido interesante estudiar la evolución del consumo en España debido a sus variadas etapas, y cómo la dictadura a parte de haber influido en muchas otras cosas también influye incluso en la manera de consumir de la sociedad.
Ha sido curioso comprobar o ver como el consumo hasta los años sesenta ha cambiado progresivamente, pero que desde entonces no ha cambiado casi nada el modo de consumir, como si hubiéramos dado con la tecla en la que el capitalismo ha querido que estemos desde el principio.
También nos ha parecido singular ver como desde la década de los sesenta el consumo no ha variado demasiado. Si en la forma, pero no en el contenido. Es decir hemos cambiado la forma de vestir, el consumo de alimentos, de ocio, pero lo hacemos guiándonos a través de las marcas y buscando una distinción, una personalidad, y de forma que mas que satisfacer la necesidad, nos movemos por la satisfacción del deseo.
El consumo es un fenómeno que se muestra en nuestra sociedad y, al igual, que muchos otros elementos que aparecen en nuestra sociedad se modifican, se crean y se eliminan a través de variables sociales. El consumo es un asunto de profunda importancia ya que nos que nos sirve como indicador para situarnos en el contexto que hay detrás de la sociedad. Analizando el consumo en España, hemos podido conocer las distintas etapas históricas que ha atravesado nuestro país en la última década, las condiciones en las que vivían todas las clases sociales y las relaciones de enfrentamiento y conflicto que tenían las mismas y que se manifestaban mediante la forma de consumo. En definitiva nos ha gustado mucho investigar este tema ya que sólo centrándonos en el consumo y la vida cotidiana hemos podido conocer muchos aspectos más de la historia de nuestro país.

BIBLIOGRAFÍA Y ENLACES ELECTRÓNICOS




- Alonso, Luis Enrique, Historia del consumo en España: una aproximación sus orígenes y primer desarrollo, 1997, editorial Debate.
- Alonso Luis Enrique, La era del consumo, 2005, editorial Siglo XXI
- Uña Juárez, Octavio y Hernández Sánchez, Alfredo, Diccionario de Sociología, 2004, editorial ESIC
- http://segmento.itam.mx/Administrador/Uploader/material/Estandarizacion%20y%20Globalizacion.PDF
- http://www.wordreference.com/definicion/estandarizaci%C3%B3n
- http://www.slideshare.net/estebancampero/el-fordismo-presentation
- http://habitat.aq.upm.es/boletin/n23/aaval.html
- http://www.eumed.net/ce/2007a/acr.htm
- http://www.mercaba.org/Mundi/3/industrialismo.htm
- http://www.elpais.com/diccionarios/castellano/industrialismo
- http://www.diccionarios-online.com.ar/largo/industrialismo.html